Nacionalidad para los sefardíes

(Por Pilar Fernández-Solórzano)

Hace hoy exactamente un mes se informó en Consejo de Ministros del Anteproyecto de Ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes que justifiquen tal condición y su especial vinculación con España y por la que se modifica el art. 23 del Código Civil.

Se conoce como sefardíes a los descendientes de los judíos que vivieron en la Península Ibérica hasta su expulsión en 1492 tras el Decreto promulgado por los Reyes Católicos por el cual se establecía la obligación de abandonar el territorio de la Corona de Castilla y de la de Aragón para todos los judíos, que no se convirtiesen al cristianismo y que se conoce con el nombre de Decreto de la Alhambra o Edicto de Granada.

Hasta el momento, cualquier sefardí que quisiera obtener la nacionalidad española, podía hacerlo mediante los procedimientos recogidos en los arts. 21 y 22 del Código Civil. Así, se adquiriría la nacionalidad española por carta de naturaleza, otorgada discrecionalmente mediante Real Decreto, cuando en el interesado concurriesen circunstancias excepcionales (art. 21 CCiv) o bien por residencia legal en España durante, al menos, dos años, habiendo acreditado su condición de sefardí (art. 22 CC.).

Con este anteproyecto se pretende concretar cuáles son esas circunstancias excepcionales que menciona el artículo 21.1 del Código Civil y son necesarias para adquirir la nacionalidad española por carta de naturaleza. Efectivamente, se entiende que concurren tales circunstancias excepcionales en aquellos ciudadanos extranjeros que prueben su condición de sefardíes así como una especial vinculación con España, aun cuando no tengan residencia legal en nuestro país.

La gran novedad que introduce este anteproyecto es la modificación del artículo 23 del Código Civil en cuanto a que se permite a los sefardíes que adquieran la nacionalidad española, mantener la anterior, obteniendo por tanto, una doble nacionalidad.

Hasta el momento, la adquisición de la nacionalidad española suponía que los sefardíes debían renunciar a su anterior nacionalidad. Ahora, quedarían equiparados a los naturales de los países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal, a quienes no se les exige la renuncia a su anterior nacionalidad.

En definitiva, con esta modificación del Código Civil, quien acredite ser sefardí y tener una especial vinculación con España, podrá solicitar la nacionalidad española sin necesidad de renunciar a su anterior nacionalidad ni de residir legalmente en España.

Pilar Fernández-Solórzano
Abogado

Think before you speak. Read before you think.
Fran Lebowitz

Sign In or Create Account

 

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido, idioma. colores, etc. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. (Leer más...)